El abismo creativo de Raw

Raw ha sido el peor show de lucha libre en televisión durante casi un año, y la compañía duplicó esa afirmación el lunes cuando entregó uno de los peores segmentos en la memoria reciente con la aparición de Shayna Baszler en «Alexa’s Playground».

No es tanto el elemento sobrenatural del segmento lo que merece críticas. Después de todo, todos amamos al Undertaker que básicamente era un zombi que aterrorizó a sus oponentes durante décadas al apagar luces, resucitar de entre los muertos e invocar relámpagos animados.

Lo que hace muy dificil de ver Raw y angulos como los de Alexa, es la continua reserva sin sentido y sin dirección, que refleja el problema más grande que rodea al espectáculo insignia de WWE.

¿A dónde va todo esto?

Para el crédito de Bliss, ella ha sido excelente en su papel, ha abrazado completamente su inquietante nueva personalidad y ha aprovechado al máximo lo que se le ha dado, que, lamentablemente, ha sido una basura inconexa.

Su cambio de personaje se produjo a través de una alianza con The Fiend y Bray Wyatt. En WrestleMania 37, su alter ego demoníaco desapareció y, por lo tanto, su control sobre ella también debería haberlo hecho. En cambio, ella ha mantenido su personalidad.

Y aunque eso está bien en teoría, la decidida falta de dirección que el equipo creativo de Raw parece tener con respecto a su personaje, no esta bien.

Durante semanas, apareció aquí y allá, y solo recientemente finalmente se centró en Baszler como el objetivo previsto de sus juegos mentales. ¿Por qué? Aparentemente los creativos de WWE esperan que la falta continua de explicación presentada a los aficionados sea suficiente para que los fanáticos precisamente no se cuestionen nada.

Si es simplemente porque Baszler lastimó a su muñeca, Lilly, es una explicación tan perezosa como podría ser, pero la pereza ha sido el tema principal de la marca roja en los últimos tiempos.

Con demasiada frecuencia, las peleas comienzan solo por comenzar. No hay una razón real para que algo suceda, y tampoco tiene ningún sentido. Solo suceden durante unas pocas semanas y terminan tal como llegaron, no existe avance. Algunos continúan y olvidan cuál era el objetivo en primer lugar, tal como es el arco de Bliss.

Luego están las disputas por el título mundial, que se prolongan durante meses porque el equipo de redacción tiene poca idea de qué hacer con cualquiera de los dos involucrados después de Wrestlemania.

La disputa de tres meses entre Drew McIntyre y Bobby Lashley nunca se ha intensificado, no ha evolucionado mucho más allá de el tipo 1 quiere el título del tipo 2, y ahora inexplicablemente tendrá lugar dentro de Hell in a Cell como si fuera una disputa que necesita los confines de la estructura para concluir las cosas. Al final, solo se utiliza porque el evento se llama así, no porque realmente esta rivalidad necesite una conclusión, la cual debió ser en Wrestlemania.

Al final Raw lo que una vez fue el programa de televisión más importante de WWE, hoy se ha convertido en un show que se puede omitir por completo y no presenta nada en lo que realmente valga la pena invertir, a pesar de una lista increíblemente talentosa de luchadores.

¿No es demasiado tarde para mejorar?

Para empezar, tal vez Baszler no debe estar en un ángulo que requiera que alguien vaya actuación por actuación con Bliss. Ese no es su juego. Ella es se supone que heredo un personaje de las MMA, no una actriz, y quedó expuesto cuando dejó escapar gritos en su reacción a la aparición de Lilly en el espejo al final del Raw del lunes.

WWE necesita reconocer las fortalezas de sus artistas y ponerlos en una posición para tener éxito en lugar de exponer sus debilidades en televisión. Paul Heyman por ejemplo repetidamente comenta que el secreto del éxito de ECW fue que siempre acentuó los aspectos positivos y ocultó las debilidades.

Esa era una empresa en una escala más pequeña, pero es una filosofía que debería funcionar para cualquier promoción de lucha libre.

Mire cuán callado estaba Randy Orton en la historia de Wyatt y cuán sin esfuerzo ha desempeñado el papel de hombre experimentado para ser un contraste en la personalidad exagerada de Riddle. En SmackDown, Roman Reigns finalmente encontró su vocación como El Jefe Tribal y el villano principal del programa.

WWE puede crear un programa de calidad cuando comienza a dejar que sus estrellas sean ellas mismas en lugar de forzarlas a situaciones sin salida como la que tuvo Baszler el lunes por la noche.

Nadie espera un show ganador del Emmy por parte del personal de redacción de WWE; solo queremos algo mejor que el sin esfuerzo que la compañía ha estado produciendo todos los lunes por la noche durante el último año más o menos.

Hasta que alguien de WWE se siente y se dé cuenta de lo lejos que ha caído el espectáculo, nada de lo anterior, ni ningún intento sobrenatural, lo ayudará a recuperar el brillo que definitivamente ha perdido.