El fenómeno tardío que es Roman Reigns para WWE

¿Es la actual cara de la empresa Roman Reigns? Si, si lo es, pero no gracias a la escritura perezosa de WWE, literalmente la empresa debió rechazar todos sus intentos de transformar a Reigns en un babyface genérico, un esfuerzo que sacrifico más de 7 años para que no queden dudas de que es la cara de la empresa.

Desde Wrestlemania 31 aproximadamente, no, mucho antes, desde la época de SummerSlam 2014 que sabemos que Reigns fue el elegido por Vince para ser el próximo Jhon Cena, y literalmente 7 años más tarde Reigns es la cara de la empresa. Pero no es el sucesor de Jhon Cena.

Desde que se escribía para un sitio extinto como era fanswrestlig por esas épocas, se escribía que tratar a Reigns como el nuevo Cena era una pésima idea y no, no somos videntes ni queremos enrostrar el clásico, ven, yo tenía razón, pero es que era evidente que para que Reigns lograra el sitial actual, debía hacer un turn heel, pero una WWE cobarde espero a una pandemia y que el público no estuviese presente en las arenas para hacer este cambio, un cambio tardío, pero efectivo de igual forma.

La prueba más clara es que Reigns es el principal vendedor de mercancías en WWE, esto según Paul Davis de WrestlingNews.co.

«Nos dijeron que él es el más grande vendedor de mercancías de todos los tiempos entre los luchadores heel en la historia de la compañía».

«Una fuente nos dijo que sus ventas de mercancías están al nivel de John Cena, y es más impresionante porque Cena vendió una tonelada de mercadería como babyface, mientras que se supone que Reigns es un heel despreciado».

Si es exacto, eso es un gran acierto y problema. Es y no es, usted me entiende (Bart gana un elefante – Los Simpsons).

Los Heel (Villanos, rudos, tipos malos) nunca ha sido un gran motor de venta de mercancías, y WWE fabrica esos personajes hasta la actualidad precisamente para eso, otra muestra de que deben aceptar los cambios lógicos. Al final, que Reigns esté a la par con el 16 veces campeón mundial es un indicativo de cuán fuerte se han conectado los fanáticos con esta versión de su personaje, una versión que WWE les negó por 7 largos años.

El villano vil, que evita grandes riesgos, a veces despiadado pero que puede ir mano a mano con cualquiera cuando no tiene otra opción, un bravucón que al final puede validar sus palabras, se ha convertido en el lugar más brillante de la televisión de WWE. Sus interacciones con sus primos y la química que tiene con Paul Heyman solo complementan algo que ya estaba ahí desde el principio.

Si algo han demostrado sus últimas defensas titulares, es que su trabajo en el ring es tan bueno como siempre y solo ayuda a mejorar la reputación y la conexión con el público.

Dada la calidad de la presentación general, esta noticia no debería sorprender a nadie. Sin embargo, dado el largo historial de terquedad de WWE, todavía lo hace.