WWE

Tratando de arreglando los problemas de WWE por HHH

La nueva era de Triple H ya parece decidida a solucionar muchos de los problemas de la WWE.

SummerSlam es, por supuesto, el mayor ejemplo, con cambios inmediatos como el cambio a face de Becky Lynch solicitado desde hace mucho tiempo. La programación semanal también ha visto un aumento notable en la cantidad de peleas reales e interesantes.

Y quizás el cambio mas notorio y necesario, los títulos midcard se sienten un poco más importantes en este momento.

El reinado con el intercontinental de Gunther apenas comienza y se enfrentará a Shinsuke Nakamura la próxima semana en un enfrentamiento prometedor. El título de la tierra del tío Sam es especialmente destacado en este momento con un ex gigante de nivel evento principal como Bobby Lashley.

Y ahora que Ciampa está en la mezcla con Lashley, este titulo secundario se siente como si estuviera recibiendo la atención que no ha tenido desde los desafíos abiertos de John Cena en 2015.

Esto también ha tardado mucho, mucho tiempo en llegar.

Uno pensaría que si bien Roman Reigns tiene los dos títulos principales secuestrados, los cinturones de la mitad de la cartelera se habrían usado de manera inteligente.

En cambio, tanto el título intercontinental como el de los Estados Unidos inexplicablemente no se defendieron en el transcurso de las dos noches de WrestleMania 38 en abril. Hubo luchas por equipos mundanas. Hubo combates de celebridades. Había trabajadores a tiempo parcial. Pero ambos títulos midcard quedaron sin defensa en dos show de 8 horas en total, lo que decía todo sin mostrar nada.

Entonces, decir que esta nueva era de WWE tenía una colina empinada que escalar es quedarse corto. Pero veamos los hechos, en la edición del 1 de agosto de Raw este fue un programa de televisión diferente a la mediocridad de hace semanas, ya que presentó un par de luchas de triple amenaza y una lucha individual para determinar quién desafiará a Lashley.

Surgieron AJ Styles y Ciampa, y este último ganó una oportunidad: un ex de NXT bajo Triple H con potencial para mucho más.

La consistencia es algo que se ha criticado a WWE por mucho tiempo, después de todo, no había excusa para que una compañía con una lista tan talentosa luchara por realmente no hacer nada. WWE lanzando una mezcla de los mejores campeones y la próxima ola de los mejores en la mezcla reciente es solo una prueba de lo que los fanáticos han pedido durante demasiado tiempo.

Esta corrección de rumbo también llega en un momento crucial para WWE. El interés aumentó después de que Triple H se hizo cargo de la zona creativa, por lo que ahora es el momento de atacar con peleas imperdibles en todos los títulos, no solo en la escena de evento principal.

Estas peleas en la mitad de la cartelera no solo les da a los aspirantes a contendientes algo que hacer, sino que lanzan a la siguiente ola de mejores superestrellas al extremo más profundo de la piscina y eventualmente les brinda una forma creíble de ascender, no muy diferente a la forma en que NXT se suponía que prepararía a los luchadores para la lista principal. El problema era cuando llegaban a la escena principal y Vince Mcmahon desechaba todo el trabajo previo por su mediocridad, ya saben, porque hacer algo si la gente vera igual cualquier cosa.

Si Triple H puede replicar ese proceso, WWE podría disfrutar de un auge durante mucho, mucho tiempo.

No es sorprendente que muchos de los problemas generales que aquejan a WWE descarrilaron estos títulos midcard. Pero esta nueva era que incluye a sus mejores luchadores, agregando apuestas serias y, quizás lo más importante de todo, creando una continuidad a largo plazo para las historias, lo que debe llevar a restaurar estos títulos a tener importancia.